Canteras Volcánicas

Las canteras ígneas o volcánicas comenzaron como magma, que es el material fundido del interior de la Tierra. El magma que aflora en erupción a la superficie se enfría rápidamente y forma basalto y otras clases de rocas volcánicas.

Estas expresiones de la naturaleza pueden llegar a grados de violencia tal que dichas cenizas pueden ser arrojadas a distancias del orden de kilómetros, diseminándose en áreas contiguas al aparato volcánico y ocasionalmente sujeto al capricho del viento.

Una vez depositada esta mezcla de partículas enfriadas puede formar acumulaciones de varios cientos de metros, cuyas variedades y colores son muy numerosos.